emergencia.es.

emergencia.es.

Cómo evitar ahogamientos en piscinas y playas

Si estás planificando un día de diversión en la piscina o en la playa este verano, es importante tener en cuenta algunas precauciones para evitar ahogamientos. Los ahogamientos son una de las causas principales de muerte accidental en todo el mundo, y son especialmente comunes en niños menores de 4 años. A continuación, te ofrecemos algunos consejos para mantener a ti y a tus seres queridos seguros este verano.

En primer lugar, es importante supervisar constantemente a los niños que estén cerca del agua. No debemos confiar en flotadores o dispositivos de natación para mantenerlos seguros, ya que estos pueden fallar o ser quitados por el niño. Asegúrate de que los niños sepan que no deben correr cerca de la piscina o el borde de la playa, y enséñales cómo nadar y flotar.

Además de supervisión constante, es importante tener una barrera segura alrededor de la piscina. Esto podría ser una cerca con una puerta que se cierra automáticamente, y debe estar cerrada en todo momento. Los niños nunca deben tener acceso no supervisado a la piscina.

Si estás en la playa, es importante conocer las condiciones del agua. Asegúrate de que los salvavidas estén de servicio y sigue sus recomendaciones en cuanto a las corrientes y las zonas seguras para nadar. Nunca nades solo en la playa, y es especialmente peligroso nadar en áreas restringidas.

Si planeas viajar a una piscina o playa desconocida, es importante investigar sobre el lugar antes de llegar. Esto podría incluir preguntar sobre la profundidad del agua y si hay corrientes peligrosas. No te metas en el agua si no estás seguro de las condiciones.

Además de la supervisión constante, es importante estar preparado en caso de emergencia. Asegúrate de tener un teléfono móvil cerca en caso de que necesites contactar a los servicios de emergencia, y aprende cómo realizar la RCP (reanimación cardiopulmonar) en caso de ahogamiento. Siempre es mejor estar preparado en caso de una emergencia, aunque esperemos nunca tener que usar estos conocimientos.

Finalmente, es importante recordar que el alcohol y las drogas pueden aumentar el riesgo de ahogamiento. Mantén tus bebidas alcohólicas lejos del agua y nunca nades bajo la influencia de drogas o alcohol.

En resumen, evitar ahogamientos es principalmente una cuestión de supervisión constante y preparación adecuada en caso de emergencia. Siempre es mejor estar seguro que arrepentirse después de haber tomado decisiones imprudentes. Siguiendo estos consejos, puedes disfrutar de un verano seguro y divertido en la piscina o la playa. ¡Disfruta tu verano!